Higiene Dental

 La higiene bucodental es esencial para mantener una vida saludable. Muchas enfermedades que sufrimos tienen su origen en la boca y mediante una correcta higiene bucal y dental podemos colaborar a prevenirlas.
En CLÍNICA DIAMANTE realizamos tratamientos de profilaxis o limpieza dental profesional que son la mejor manera de poner a punto la higiene de nuestra boca.

El tratamiento de profilaxis o limpieza dental incluye lo siguiente:

Exploración bucal para valorar estado de encías, dientes y mucosas (lengua, labios…).
Limpieza bucal con ultrasonidos para eliminar el sarro más duro.
Limpieza con cepillo y pasta especial de profilaxis para quitar manchas y abrillantar esmalte.
Limpieza bucodental manual: tiras de pulir y curetas para eliminar manchas entre dientes.
Fluoración con gel de alta concentración para remineralizar y prevenir caries.
Buenas practicas higiene dental
Además de los tratamientos en la clínica es muy importante con las buenas practicas en higiene bucal en casa ya que una buena limpieza bucal es fundamental y tiene las siguientes ventajas:

Previene enfermedades bucales como la Caries, Gingivitis o Periodontitis.
Eliminamos el sarro y la suciedad evitando el mal aliento.
Quita manchas producidas por el café, té, tabaco o alimentos.
Desinflama las encías y dejan de sangrar.
Estas buenas practicas junto la profilaxis en la clínica llevada a cabo por un higienista dental que consigue llegar donde el paciente no llega en su higiene bucal diaria harán que tenga una salud dental optima que evite futuros tratamientos.

 

 



CEPILLAR Y USAR EL HILO DENTAL

Cepillado

 Coloque el cepillo en un ángulo de 45° a lo largo de la línea de las encías. Mueva el cepillo de dientes de un lado para otro y repita para cada diente.
Cepille la superficie interna de cada diente, utilizando la misma técnica anteriormente descrita.
Cepille la superficie de masticación (superior) de cada diente.
Use la punta del cepillo para cepillar detrás de cada diente, con trazos de arriba y abajo, de adelante para atrás y de un lado para otro.
Asegúrese de cepillar su lengua para quitar el olor que causan las bacterias.